Chevrolet Cruze, el mediano nacional con tecnología de punta

Es uno de los pocos modelos que quedan de su clase. Cuenta con Wi-Fi y sistemas de asistencia a la conducción.

Equilibrados. Quizás pueda ser la definición adecuada para describir a los autos medianos, aquellos que brillaron históricamente en nuestro parque automotor y que hoy se encuentran relegados tras el fuerte avance de los SUV.

No hace falta viajar muchas décadas atrás para recordar su hegemonía. Junto con los autos compactos fueron los vehículos más buscados, gracias a su espacio interior, confort, capacidad de baúl, comportamiento dinámico, equipamiento y opciones de carrocería de 4 y 5 puertas. Toda una compra racional, como se le dice.

Cada marca, sobre todo las generalistas, tuvieron su representante: Citroën, con el C4; Fiat, con Stilo, Bravo y Marea; Ford, con el Focus; Peugeot, con 307 y 407, Renault, con Mégane y Fluence; y Volkswagen, con Golf y Bora. Incluso Chevrolet, antes del Cruze, tuvo al Astra.

Se puede decir que este mapa comenzó a modificarse después de 2010, cuando comenzaron a crecer los SUV compactos. Aunque este efecto se magnificó en la segunda mitad de la década pasada.

Actualmente quedan pocos medianos en el mercado, en su mayoría sedanes (Citroën C4 Lounge, Peugeot 408, Honda Civic, Nissan Sentra, Toyota Corolla, Kia Cerato y Chery Arrizo 5). Las únicas dos marcas que conservan versiones de 4 y 5 puertas son Peugeot, con 308 y 408, y Chevrolet, con Cruze; todos modelos de producción nacional.

De todos modos, aunque aún no es oficial, se conoce que Stellantis (grupo que engloba a Peugeot-Citroën, entre otras) dejará de producir este año tanto el C4 como el 308 y 408, para concentrar toda su producción en la nueva generación de 208.

General Motors, por su parte, acelera las obras para fabricar un nuevo modelo en la Argentina (Proyecto A.V.A) cuyo nombre aún no fue develado. Este modelo, que podría ser la nueva Tracker, compartirá la línea de producción con el Cruze.

Un referente entre los medianos

Si bien fue uno de los últimos en llegar (su lanzamiento comercial se produjo en 2016), el Cruze es un modelo que internacionalmente gozaba de un gran prestigio.

Fue ni más ni menos que el modelo más vendido de la marca en todo el mundo, y en nuestro mercado pisó fuerte por ofrecer una mecánica eficiente, gran nivel de equipamiento de confort y seguridad, y tecnología de avanzada.

El Cruze no tiene nada nuevo, pero como es uno de los sobrevivientes de un segmento relegado, vale la pena recordar por qué es considerado un abanderado de la industria automotriz nacional.

Actualmente la gama está compuesta por tres versiones 5 puertas y otras tres sedán. Todas equipadas con el eficiente motor naftero (también fabricado en el país), turboalimentado, de 1.4 litros que entrega una potencia de 153 caballos de fuerza y un torque máximo de 245 Nm.

En el caso de la versión Premier, probada para esta ocasión, está asociado a una transmisión automática de 6 velocidades configuradas para que no sea vueltero ni perezoso, y para optimizar su consumo de combustible.

El Cruze es un vehículo estable y seguro en tramos de velocidad máxima. En las curvas se lo nota bien parado, manteniendo la línea sin evidenciar tendencias a subvirar o sobrevirar. En este sentido, hay que destacar que todas las versiones cuentan de serie con control de estabilidad y tracción.

La variante Premier, por su parte, se distingue por sumar diferentes asistencias a la conducción como el frenado automático de emergencia con detección de peatón, sistema de mantenimiento de carril, alerta de colisión frontal con posibilidad de medir la distancia al vehículo delantero, y sistema de alerta de punto ciego.

Ficha Técnica

En ciudad también es agradable y sereno, aunque las calles empedradas atentan un poco contra su confort de marcha; en algunos casos, filtrando algunos ruidos indeseados al habitáculo.

Más allá de esto, la vida a bordo es más que placentera gracias al arsenal de equipamiento pensado para este fin, en el que se destaca el sistema de Wi-Fi nativo (disponible en toda la gama), que permite emparejar hasta siete dispositivos al mismo tiempo.

También cuenta con sistema Start/Stop, que apaga el motor cada vez que el vehículo se detiene con el fin de ahorrar combustible; y el OnStar, un sistema de conectividad y asistencia exclusivo de la marca que con solo pulsar un botón permite comunicarse con asistentes que brindan una amplia gamas de servicios de emergencia, seguridad y navegación, entre otros, en tiempo real.

Además agrega el sistema de estacionamiento automático, cargador inalámbrico de celular (para determinados modelos), sistema multimedia MyLink con pantalla táctil de 8” compatible con Android Auto y Apple CarPlay, luz alta con sistema anti-encandilamiento, llantas de aleación de 17” diamantadas, interior bitono y techo solar eléctrico (también disponible en la variante intermedia LTZ).

En cuanto a los precios, el Cruze está al límite de ser alcanzado por la primera escala del impuesto interno.

La variante de entrada de gama tiene un valor sugerido de $2.504.900; la intermedia, $ 2.661.900; y la Premier, $2.819.900.

Un dato no menor es que, a pesar de ser eclipsados por los SUV compactos, en lo que va del año el Cruze (4.097 unidades) ha logrado casi 1.000 patentamientos más que el Volkswagen T-Cross (3.172), el SUV más vendido del mercado.

Clarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.