Concesionarias de Córdoba y la oferta de OKm

Si bien hay escasez de oferta, la mayoría de las marcas tienen unidades disponibles o con plazos de entrega no tan extensos. Sin embargo, hay una marca con listas de espera de hasta seis meses.

Los ejecutivos que lideran los equipos de venta y de marketing de algunas de las principales concesionarias de Córdoba coinciden. Es cierto que hay un fenómeno de escasez de oferta de algunos modelos y versiones en el mercado de los automotores OKm. Pero, en general, es una situación que está en línea con lo que ha sucedido en otros momentos de la historia reciente.

El panorama no tiene un denominador común para todas las marcas. Algunas tienen unidades disponibles para la venta en el mismo día. Otras tienen plazos de entrega de entre 30 y 60 días que no escapan a tiempos históricamente normales dentro del mercado argentino. Sólo hay un caso puntual de modelos de Toyota en el que la lista de espera puede extenderse hasta seis meses.

Al patentamiento de autos le cuesta recuperar el ritmo de crecimiento

Así lo reconoció Darío Ramonda, vicepresidente de Centro Motor. “En las camionetas Hilux y SW4, y en el Corolla Cross, estamos superando los dos meses hasta la entrega. En algunas versiones de la Hilux, sobre todo a medida, que son de más alta gama, la disponibilidad es aún menor y la lista de espera puede ser de hasta seis meses. Con Etios y con Yaris, estamos en unos 30 días”, señaló.

Esta tardanza lleva también a que no se pueda fijar el valor del vehículo al momento en que se firma el boleto de compra.


La operación se termina cerrando al precio del mes en que se produjo el auto, que es en el momento en que la fábrica lo factura”, sintetizó. Es decir, el problema es que la concesionaria no puede congelar el precio, porque la terminal no se lo vende hasta que ya está listo.


Según Ramonda, la escasez de oferta que se siente en algunos vehículos en Argentina no es un fenómeno exclusivo a nivel local. Se está sintiendo en muchas partes del mundo. Se debe a los problemas derivados de la pandemia de Covid-19, como la falta de componentes y de autopartes que demoran los ritmos de producción.

Marca por marca

Desde Autocity, su director, Ignacio Vásquez, admitió que “no sobran los autos y en algunos modelos hay faltantes”. En general, los plazos se pueden extender, cuando mucho, hasta 30 o 60 días y en vehículos puntuales, en su gran mayoría importados.

Según la marca (venden Fiat, Renault, Peugeot, Nissan, Jeep y Volkswagen), tenemos un nivel de stock para entrega inmediata que nos alcanza para la venta de uno o dos meses. Después, si hay algún caso el que el cliente demanda algo muy puntual, ahí puede darse una escasez”, resumió.

El problema –insistió– es con las unidades que vienen desde el exterior, debido a que el Gobierno retacea los dólares que les habilita a las terminales para poder ingresar automotores.

En cambio, en las unidades de fabricación nacional, como el Fiat Cronos, el Peugeot 208, el Renault Sandero o las pick-ups Alaskan o Frontier, prácticamente no hay problemas de disponibilidad.

En la misma línea se expresó Lucas Barrera, gerente de Marketing de Mundo Maipú. “Es cierto que hay un problema de stock a nivel nacional, pero después las demoras dependen mucho de las marcas. En todas las marcas (comercializan Volkswagen, Ford, Chevrolet y Audi) tenemos entrega inmediata. Y si no, es injusto hablar de promedios, porque depende del modelo, pero las demoras son, como máximo, de 45 a 60 días”, mencionó.

Los precios de los autos vuelven a moverse al ritmo de los impuestos

Desde su punto de vista, la situación actual es peor que la que había antes de la pandemia, cuando había entrega inmediata de todas las marcas y de todos los modelos. No obstante, reconoce que el escenario no es tan grave ni es un contexto que no se haya vivido con anterioridad. Además, coincidió en que el problema no es sólo de la Argentina, sino que ocurre a nivel global.

Sobre los precios en caso de entregas diferidas, indicó que sólo Ford está permitiendo congelar precios.

El contexto, no obstante, genera incertidumbre: las concesionarias no pueden saber efectivamente cuántas unidades les van a poder enviar las terminales. “No hay forma de mantener un plan comercial”, lamentó Barrera.

Por su parte, Felipe Seia, gerente de Marketing del grupo Avec (en Córdoba comercializa las marcas Peugeot, Citroën, DS, Mini y BMW), comentó que las demoras son las propias del mercado. “En general, estamos acostumbrados a comercializar a 30 o a 60 días, antes porque teníamos mucha demanda, y ahora porque en algunos casos escasea la oferta”, explicó.

Y remató: “No es una cuestión de mercado, en las marcas más demandas en general no hay problemas. Cuando los hay, es en productos muy específicos. Las demoras que hay son las que siempre hubo; ahora puede ser que las reglas de juego estén un poquito más complicadas, pero nada más”.

Favio Ré
La Voz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *