Faltan piezas y encima Brasil estalla de Covid

Expectativa en el sector automotor para que 2021 sea un año mejor para la producción y las exportaciones.

Comparado con el crítico 2020, las probabilidades de lograrlo son grandes. Todas las terminales están con proyecciones en alza en su ritmo de fabricación pero en un contexto difícil para hacerlo. Las dificultades de abastecimiento de piezas son muy grandes y el panorama no es alentador por lo que está sucediendo en Brasil, con una explosión de contagios y muertes por coronavirus que hacen que todo el funcionamiento de la economía y la operatoria del comercio exterior se complique. En las empresas creen que el impacto del problema sanitario en el país vecino – el principal proveedores de autopartes de la Argentina – se podría empezar a sentir en un par de semanas. La preocupación es grande debido a que, en la actualidad, ya se está trabajando al límite en cuestión logística. Una terminal, por ejemplo, debió suspender la producción pautada para el sábado pasado por demora en la llegada de un barco (en realidad, se comenta que un barco se fue sin descargar el total del embarque) y esto obligó a que una parte de los operarios trabajaran el domingo en tareas de recepción de insumo para garantizar la producción ayer. Por suerte, se solucionó el inconveniente y se inició la semana con actividad normal. Otras dos terminales están con stock en rojo de piezas y harán malabares para trabajar sin cortes sorpresivos. No sólo es Brasil el motivo de preocupación. También productos que llegan de Europa o de Asia corren la misma suerte. Con este escenario, el aumento de la producción está limitado por la disponibilidad de insumos por lo que cualquier volumen proyectado debe ser tomado con cautela.

Un dato que surge de los patentamientos de 0 km en lo que va del 2021 es la “argentinización” del mercado. Cinco modelos de producción nacional se ubican entre los diez más vendidos y dos de estos pelean, unidad por unidad, por el primer puesto. Algo impensado un par de años atrás. Otro punto interesante para analizar es el cambio que se está generando en el resto de los modelos, los que corresponden a los importados. Los que ganan y los que pierden. Un empresario, con larga trayectoria en este negocio, tomó estos dos temas, los relacionó y formuló una interesante teoría: la Argentina dejó de ser un mercado que lo define el consumidor, por su decisión de compra. “En una sociedad capitalista, el consumidor define el perfil del mercado a través de su elección de compra. Esa decisión se toma en base a la competencia de diferentes productos, por la calidad y por el precio. Cuanta más variedad haya, mejor va a estar expresada la voluntad del comprador. En la Argentina, vamos en un sentido distinto. Con las restricciones a las importación y la política oficial de autorizar o no permisos de importación, es el Gobierno es que define cómo se compone un mercado” explicó este empresario. Para entender esta idea es bueno refrescar algunos datos. Cuando no se implementan restricciones a las importaciones y los vehículos fabricados en el país compiten de igual a igual con los que llegan del exterior, la historia muestra que alrededor del 70% de las ventas corresponden a 0 km extranjeros y el resto a nacionales. Esa alta penetración de unidades importadas se debe a una oferta amplia que capta los gustos de los consumidores llegando a cada nicho. En cambio, ante una oferta restringida como la actual, el mercado resulta distinto. Hoy, se reparte casi 50% de cada lado entre nacionales e importados. Está claro que el consumidor que no tiene el vehículo que desea, no tiene otra salida que buscar opciones locales. De ahí el crecimiento de las pickups full que sustituyen, de alguna forma, a la falta de SUV importados. A su vez, con la aprobación o no de los permisos SIMI, el Gobierno puede premiar a alguna empresa sobre otra (por el motivo que crea conveniente) y volcar la oferta de autos a su voluntad. Basta con mirar las estadísticas que difunde ACARA para entenderlo.

Horacio Alonso
Ámbito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.