General Motors confirmó que producirá en Santa Fe la SUV Tracker

En una reunión en Los Ángeles, la compañía automotriz le adelantó al Presidente los planes para el segundo semestre del año, que demandó una inversión de US$ 300 millones. La producción arranca en julio.

El presidente Alberto Fernández mantuvo ayer a la tarde una reunión con el presidente de General Motors Internacional, Shilpan Amin, quien le anunció que la compañía comenzará a producir la SUV Chevrolet Tracker en julio en su planta del Complejo Automotor de Alvear, en la provincia de Santa Fe, lo que demandó una inversión directa de US$ 350 millones.

El objetivo de la empresa es exportar el nuevo vehículo a países de Latinoamérica, principalmente a Brasil y Colombia, adonde destinará el 80% de la producción que incorporó la tecnología de manufactura 4.0.

Durante el encuentro, el mandatario dialogó con los ejecutivos de General Motors sobre el proyecto de Ley de Movilidad Sustentable, que prevé la creación de un régimen especial para los vehículos propulsados por fuentes de energía sustentables.

La ley establece un régimen de beneficios tanto para la demanda (público comprador de vehículos) como para la oferta (terminales, autopartistas, fabricantes de baterías y cargadores, entre otros actores del sector). El trabajo se inscribe en la posibilidad de Argentina de convertirse en un referente regional en la materia, aprovechando el potencial de litio con el que cuenta el país.

El jefe de Estado estuvo acompañado por el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el ministro de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Santiago Cafiero y el embajador argentino ante los Estados Unidos, Jorge Argüello.

Por General Motors participaron, junto a Shilpan Amin, el vicepresidente Global de Políticas Públicas, Thomas Cooney, la jefa de Gabinete del vicepresidente de la firma, Alethea Gordon, y el Director Global de Asuntos Regulatorios, Daniel Frakes.

Más de 1.000 personas participaron de las tareas de la inversión mencionada que incorporó tecnología de manufactura 4.0, y al menos un 80% de la producción será destinada al mercado de exportación. Asimismo, contempló inversiones en bienes de capital, construcción civil e infraestructura; resultando en una expansión edilicia por 50.000 m2 en las plantas de Prensas, Carrocería y Ensamble, como así también la adquisición y/o construcción de matrices, dispositivos automáticos, robots y bienes de capital de línea de producción. Con ello, la capacidad instalada de producción de la planta se incrementa de 80.000 a 115.000 vehículos/año”, dijeron desde la empresa y agregaron “Esta es una inversión muy importante para General Motors por su dimensión, alcance y al implicar la utilización de nuevas tecnologías de fabricación de automóviles por primera vez en la industria automotriz nacional”.

El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *