Los autos abandonados y el impacto ambiental

Esparcidos en la vía pública y depósitos, representan un problema para el medio ambiente. Ausencia de reciclaje y contaminación silenciosa.

En Argentina hay un sinfín de depósitos judiciales que albergan importantes cantidades de autos en estado de abandono, sin olvidar los dejados en la vía pública. Esta realidad, además de dañar el medio ambiente y la salud de las personas, representa un desperdicio de dinero. Aproximadamente, el 40% de la producción de acero a nivel mundial deriva del reciclaje de chatarra como autos, motos, barcos, etc.

Podrían plantearse dos alternativas a esta situación: Argentina podría exportar los autos reducidos en chatarra, dentro de las denominadas exportaciones no tradicionales o bien podría reciclarlos y así contrarrestar el precio interno del acero y fomentar la industria nacional, generando más trabajo.

Evidentemente, parece no hacer ninguna de las dos cosas. La exportación de chatarra metálica está suspendida. Es una norma que rige desde hace una década y se renueva cada año. Busca que no se venda chatarra industrial al exterior luego de que los precios internacionales saltaron 45% en un año. El kilo de chapa usada se puede vender hasta 40 pesos. Teniendo en cuenta que un auto pesa 700 kilos aproximadamente (sin contar otros materiales como el plástico), estaríamos hablando de 28 mil pesos cada auto. La chapa de hierro se encareció. En noviembre del año pasado, salía (chapa nueva) 1000 dólares la tonelada. Ahora está en los 1700. “Creció un 70 por ciento. Al aumentar la chapa nueva, aumenta también la chapa usada”, explican desde el sector automotriz. “Es un dinero que se podría utilizar. No se hace o no es tan común, porque el reciclaje lleva cierta logística y proceso, se tiene que separar el metal de los plásticos, separar las cubiertas, los faroles, no es que se tira el auto a una compactadora y sale por arte de magia”, razonan.

Por otro lado, el daño ecológico de eso autos es severo. Ese material en estado de abandono corroe y contamina la tierra, el aire y las napas de agua favoreciendo el fenómeno denominado “lluvia acida”.

Los materiales que contaminan son los metales pesados como el cromo y el plomo, presentes en partes fundidas con esos elementos al igual que las pinturas que lo contienen. La intoxicación por plomo en niños es actualmente reconocida como la principal enfermedad ambiental prevenible en la niñez. Los autos abandonados son un foco de contaminación ambiental e intoxicación para la población en general. Tanto en la Ciudad de Buenos Aires como a lo largo de nuestro país ,además de los que están sueltos por la calle y a la vista, se encuentran varios “cementerios de autos”.

El impacto ambiental de los cementerios de autos se debe principalmente a la existencia de residuos peligrosos dentro de estos Vehículos Fuera de Uso (VFU). Este impacto aumenta aún más cuando se acumulan muchos VFU en un mismo sitio, contaminando a gran medida el ambiente que lo rodea (ambiente receptor), afectando tanto de forma visual, como al aire, suelo y agua subterránea”, dicen desde Eco House.

Nancy Bolaño, titular de las áreas de Ambiente y Urbanización de la Comuna 15, explicó recientemente que es el Gobierno el encargado de realizar los controles de este universo de autos. “La legislación nacional dice que esos autos que ya no van a ser utilizados, se entregan en forma gratuita a cada Estado Nacional, que puede venderlos y obtener fondos importante para donarlos a las entidades que ellos dispongan”. Muchas veces, los fondos, son entregados a hospitales

El acero es una aleación de hierro que contiene carbón y es, con diferencia, el material más reciclado del mundo. El reciclaje de una tonelada de acero permite ahorrar 1.100 kilogramos de mineral de hierro, 630 kilogramos de carbón y 55 kilogramos de caliza. A su vez, las emisiones de CO2 se reducen en un 58% con la utilización de chatarra férrica y hace un uso más eficiente de los recursos naturales de la Tierra.

Los artículos que se reciclan con mayor frecuencia son la chatarra de procesos industriales, productos fuera de uso como por ejemplo contenedores, vehículos, maquinaria industrial, materiales de construcción.

La utilización de chatarra metálica se ha convertido en una parte integral de la industria siderúrgica, mejorando la viabilidad económica del sector y reduciendo el impacto medioambiental.

El reciclaje de metal es una industrial piramidal que cuenta con muchas empresas pequeñas en la base que suministran chatarra a grandes multinacionales en la parte superior de la pirámide. El acero es ideal para reciclar porque no pierde ninguna de las propiedades físicas inherentes a él durante el proceso, que se puede repetir infinitas veces. Es un material 100% reciclable y por lo tanto, el acero reciclado se puede utilizar para las mismas aplicaciones que el acero producido a partir de material virgen. Casi el 40% de la producción de acero mundial proviene de la chatarra.

Desde el equipo de Educación para la Sostenibilidad de Eco House Global explican que “El tiempo de corrosión y degradación oscila entre los 200 y 500 años”, teniendo en cuenta que el 70% de la composición de los vehículos es de Hierro, metal ferroso, aproximadamente .

El último informe conocido fue difundido en 2016 por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad. Entonces se constató la existencia de 51 depósitos de automotores. Por dar solo un ejemplo, en la Comuna 15, el caso más preocupante es el depósito ubicado en Humboldt 550, al lado del Club Atlanta, al que concurren niños para realizar actividades. Allí hay 30 autos y 139 motos, con una antigüedad superior a cinco años.

Los residuos peligrosos se pueden gestionar adecuadamente y los componentes y piezas del vehículo con potencial de reutilización se pueden recuperar eficientemente”, dicen en Eco House.

La Agencia de Protección Ambiental, que pertenece a la Secretaria de Ambiente de la Ciudad de Buenos Aires, realiza un trabajo que consiste en levantar los autos que están en la vía pública. Desde ese lugar dieron detalles de la remediación que hacen del suelo, es decir, del lugar donde estuvo el vehículo.

Cuando un predio debe ser remediado se presenta un Plan de Recomposición Ambiental que se diseña específicamente teniendo en cuenta las condiciones específicas del suelo, el estado de la napa freática, el tipo de contaminante, la concentración y extensión de la contaminación, entre otros factores. Se diseña un plan de remediación se tienen en cuenta las vías de exposición y quienes podrían ser los principales afectados frente a la contaminación. El impacto varía según la concentración, la extensión y el tipo de contaminante. Este análisis se realiza en cuatro etapas que permiten determinar cómo deberá ser el Plan de Recomposición Ambiental (PRA). Todo este proceso deberá estar dirigido por un profesional con antecedentes y experiencia en el tipo de estudios”, agregan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.