Motos antiguas y clásicas, evalúan crear una patente para regularizarlas

La medida está en análisis. Hay intención oficial de ofrecer una respuesta a un reclamo histórico.

En la Argentina hay miles de personas apasionadas por las motos clásicas y antiguas. Muchas de ellas no las pueden disfrutar o exponer porque no tienen los papeles o directamente las mismas nunca fueron patentadas.

La mayoría fueron heredadas o en están en manos de sus dueños desde hace décadas. Y nunca se patentaron o los papeles de registro se extraviaron, se quemaron o están ilegibles.

En las redes sociales, en los foros y en los encuentros de motos, la idea de poder poner en regla estas motocicletas es una constante desde hace muchos años. Y ahora está en evaluación la posibilidad de dar una respuesta: que se puedan patentar las motos clásicas y antiguas.

Esto ayudaría a transparentar también un mercado de nicho que quiere estar en regla. Hay decenas de personas que heredan motocicletas y no las pueden vender por la falta de la documentación correspondiente. Y otros que desean comprarlas para restaurarlas o mantenerlas y disfrutarlas.

La Dirección Nacional de los Registros Nacionales de la Propiedad del Automotor y de Créditos Prendarios (DNRPA) está evaluando implementar un procedimiento similar al existente para los autos clásicos (previsto en el Título II, Capítulo XXI del Digesto de Normas Técnico- Registrales).

En ese marco, la Dirección establecería los requisitos y parámetros puntuales que enmarcaran el universo de motos a considerar como “clásicas” o “antiguas”, explicaron a este medio fuentes con conocimiento de los procedimientos.

En el caso de que se hiciera un paralelismo con el régimen de automotores clásicos, por ejemplo, deberá tenerse en cuenta para ello que por sus características o antecedentes históricos constituyan una reserva para la defensa y el mantenimiento del patrimonio cultural de la Nación y tengan como mínimo 30 años de antigüedad.

Solo por poner algunos ejemplos, esto permitiría patentar una Vespa 125 Primavera de 1961; una Suzuki T 500 de 1967; una Yamaha XS 1 de 1969; una Lambretta 48 de 1960; o una CB450, la primera gran moto de Honda, del mismo año.

Sin embargo, como se hizo ya en otros procesos de diseño de normas y reglamentaciones para las políticas públicas sobre patentamientos de distintos tipos de rodados, habría un trabajo coordinado entre el Estado y las asociaciones de motos clásicas y antiguas del país, dado que las autoridades están pensando dar una respuesta a un reclamo lógico y de larga data.

Los Andes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.