Proyecto legislativo para evitar abusos con planes de automotores

El diputado José Luis Ramón explicó las tergiversaciones que se observan en este tipo de operaciones generan graves perjuicios económicos a los asociados que terminan pagando precios mucho más altos que si los compraran al contado

La modalidad de planes de ahorro para adquirir un vehículo cero kilómetros fue y es, una manera para que la mayoría de los argentinos puedan acceder a un auto nuevo. Aunque, para muchos, el tema y el procedimiento fue todo un inconveniente, un gran dolor de cabeza de los suscriptores.

Dos puntos fueron detonantes para que esos planes sean visto con el ceño fruncido por parte de la gente. La letra chica del acuerdo que, intencionalmente, no es dada a conocer , donde se comenzó pagando según lo acordado y se termina abonando lo impensado.

Lo otro, la inflación que engorda aún más esa cuota que ,a esa altura de los acontecimientos, tienen caminos no deseados para desprenderse de algo que esquilmó los mínimos ahorros de las familias.

Ante esto, el tema fue abordado nuevamente para que las concesionarias o las automotrices sean claras, precisas y transparentes con esta modalidad. O directamente sean declarados ilegales por producir estafas en las personas que de buena fe recurren a este método para tener su 0 km.

La idea surge de una acción legislativa del diputado nacional por Mendoza José Luis Ramón. Para el legislador: “Este tipo de planes, que en su momento tuvieron un sentido lógico, ayudar a las personas que no contaban con el dinero de contado para comprar su auto, se tergiversó. Esto último por la maquiavélica acción de un importante ejecutivo de una legendaria automotriz mundial con presencia en la Argentina”.

Ante la catarata de presentaciones que hacen suscriptores engañados y estafados en sus ahorros, Ramón elaboró una iniciativa legislativa, que ingresó la semana pasada y en la que busca prohibir los planes de capitalización en las relaciones de consumo, “ya que es un instrumento anticuado y perjudicial para los consumidores” aseguró el parlamentario.

El espíritu del proyecto de ley contiene aspectos que ya se analizan en el Congreso, como que, si bien se comercializan autos con este sistema alegando la facilidad de acceso y la ausencia de tasas de interés en la venta, esta modalidad de contratación es terrible porque traslada el riesgo empresario a los consumidores, además de que nadie controla el valor de las prestaciones. Lo que significa que, si hay incertidumbre o crisis, las repercusiones económicas recaen sobre el eslabón más débil. Algo que constituye que sea uno de los pocos contratos donde el que compra, no sabe el precio de lo que adquiere.

Para el legislador nacional: “Los planes de ahorro para 0 km y quienes los emiten no tuvieron la presencia de la Justicia para saber de qué se tratan los acuerdos, de qué manera se realizan los mismos y cómo se respetan para que ese consumidor que los adquirió o suscribió no sea defraudado”.

Haciendo sucinta cronología del inicio de esta modalidad comercial, recordó: “Algunas décadas atrás se creó un sistema de círculo de ahorro, planes de ahorro precio o el nombre que le colocaran las automotrices, para hacer que las personas que no tenían toda la plata para comprar un auto 0 km, lo pudieran hacer a partir de juntar a un número de alrededor de 80 personas. Allí, todos hicieron su aporte mensual y de a poquito, mes a mes, les fueron entregando un auto 0 km”.

“Todo esto se desvirtuó, sobre todo en la última década donde aparece un señor, alto ejecutivo, dueño de la concesión en la Argentina de conocida automotriz internacional. El hombre en cuestión planificó una manera de tergiversar la idea de los planes de ahorro para que se transformara en un sistema perverso”.

“El mecanismo es, quien va a comprar de contado el auto tiene un precio, mientras aquel que no tiene el dinero para comprar el auto, lo hiciera por medio de un plan de ahorro. Estos últimos, por lo general son trabajadores o aquellas personas que tienen una pyme y que necesitan tener un vehículo. El tema es que el valor no es igual que el que lo paga de contado, la cifra se aumenta una enormidad, constituyéndose en una verdadera estafa, porque se tergiversa intencionalmente el espíritu de un plan de ahorro”.

“Lo venimos planteando desde hace tiempo y no hay manera que la Inspección General de Justicia, ni los tribunales federales de Comodoro Py actúen como corresponde que debería ser ente millones de casos en todo el país”.

“Ante todo lo que describí, tomé la decisión de presentar un proyecto en la Cámara de Diputados de la Nación, para que se le ordene a la Inspección General de Justicia terminar con la estafa de los planes de ahorro. Para ello es muy importante que las Comisiones de Legislación General y de Presupuesto del Congreso pongan en marcha el tratamiento de una ley que defienda a la gente ante esta verdadera estafa”.

El Ciudadano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.