Tito, el auto eléctrico argentino, ya se puede patentar

Fabricado en la provincia de San Luis, su llegada fue furor y las reservas superan las expectativas.

La oferta de autos eléctricos crece en el país. Existe uno fabricado en Argentina que se destaca: Tito, producido por la empresa Coradir en San Luis, es una de las alternativas que más rápido se desarrolló y superó las proyecciones de ventas. Se trata de un auto chico equipado con motor eléctrico asincrónico de 4.5 kw de potencia, batería de litio-ferrofosfato de 8kwh y 2.000 ciclos, la carga total (admite parciales) se completa en entre 6 y 8 horas, incluye un enchufe de 3 patas planas que se coloca en un tomacorriente estándar de casa u oficina.

Posee una garantía por 5 años. Como diferencial con otros compactos eléctricos nacionales, cuenta con chásis es acero y carrocería íntegramente de chapa.

Quienes más consultan por estos vehículos son empresas de logística y transporte de corta distancia, por los beneficios económicos. Lo mismo sucede con predios privados (countries, centros de exposiciones, etc.), ya que ofrece más prestaciones que un “carrito de golf”.

El modelo se empezó a idear en 2020 y hace pocas semanas dio el paso más importante: logró el patentamiento en los registros de la Dirección Nacional del Registro de la Propiedad Automotor, condición esencial para poder circular en la vía pública.

Con precio de u$s15.000, ya lleva 500 unidades vendidas en un segmento en el que compite con otros productos de fabricación nacional, como Volt y Sero Electric.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.