Todo sobre la esperada llegada del Jeep Gladiator

Después de meses de espera, el Grupo Stellantis empezó a comercializar el mítico modelo de la marca de los siete bastones

Para Jeep, el nombre Gladiator encierra mucha mística. Es que esta pickup mediana no solo es uno de sus modelos más famosos sino que traspasó fronteras y se convirtió en un verdadero clásico. Y en nuestro país esa impronta es aún mayor, ya que el modelo fue producido en la Argentina entre 1963 y 1977 por la firma Industrias Kaiser Argentina (IKA, otro nombre mítico) en la planta de Santa Isabel, Córdoba, la misma de la cual salieron los Jeep, el Torino y varios más.

Por eso, para la marca de los siete bastones su llegada a nuestro mercado es el más importante del año, y su lanzamiento -hecho hoy de manera virtual- coincide con la llegada de la camioneta a los concesionarios y el comienzo de su comercialización. Desde Jeep (parte del Grupo Stellantis) esperan vender unas 100 unidades y por eso están realizando una serie de acciones para llegar a ese número y conquistar una porción de ese segmento tan competitivo (ahí están la Toyota Hilux, la Volkswagen Amarok, la Ford Ranger, la Chevrolet S10, la Nissan Frontier y la Renault Alaskan), con una propuesta completamente distinta y singular.

La Gladiator está basada en el Wrangler, llega fabricado en los Estados Unidos y se ofrece en dos versiones, Overland y Rubicon. Ambas comparten la misma mecánica (que es la del Wrangler JL): equipan el conocido motor naftero Pentastar V6 3.6 L que entrega 285 CV a 6400 rpm y 353 Nm a 4800 rpm, que se anexa a una transmisión automática de 8 marchas y tracción 4×4 con reductora.

Se convierte así en la pickup mediana más potente de nuestro mercado y además es la que tiene la mayor capacidad off-road. En ese sentido, ofrece dos sistemas 4×4: el Selec-Trac para la versión Overland, que cuenta con una caja de transferencia de dos velocidades con relación final de 2.72:1 para la reductora y con la tercera generación de ejes rígidos Dana delanteros y traseros con una relación de 3.73 para el eje trasero. En tanto, en el Rubicon ofrece el sistema Rock-Trac que incorpora la tercera generación de ejes delanteros y traseros de alto rendimiento Dana 44, y una reductora con relación final de 4:1. De serie, la relación de los ejes delantero y trasero es 4.10. También son estándar los diferenciales con bloqueo electrónico Tru-Lok.

Además, el Gladiator Rubicon ofrece una articulación y un recorrido total de la suspensión mejorados con la ayuda de una barra estabilizadora electrónicamente desenchufable, un elemento exclusivo en este segmento. A esto se suma un nuevo chasis pensado para el todoterreno, mejores ángulos de ataque, ventral y salida, mayor capacidad de vadeo, protectores debajo del chasis, y un largo etcétera que le confieren una capacidad única.

En cuanto a la estética, en el exterior muestra un diseño robusto y que sigue las líneas clásicas del modelo (que ya tiene casi seis décadas), con la gran parrilla de siete barras, los grandes faros delanteros y antiniebla (en LED), las luces de circulación diurna que forman un halo alrededor de los faros delanteros, los neumáticos de 35″, la generosa caja de carga (tiene capacidad para 550 y 615 kg, según la versión), y algunos elementos exclusivos, como el techo rígido y de lona desmontable en la versión Rubicon que permite convertirlo en descapotable, y demás.

Cuenta, además, con un nutrido equipamiento de confort y de seguridad, ítem en el incluye más de 80 componentes entre los que se encuentran monitoreo de punto ciego, alerta de tránsito cruzado, cámara todoterreno delantera, cámara trasera ParkView con líneas de cuadrícula dinámicas, control de velocidad crucero adaptativo y control electrónico de estabilidad con mitigación electrónica antivuelco, entre otros.

Los precios son los siguientes: Overland, US$93.000 dólares, y Rubicon, US$99.000. Este precio es más barato que el del Wrangler debido a que al ser considerado vehículo de trabajo no tributa impuestos internos.

Ofrece garantía por tres años o 100.000 kilómetros.

La Nación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *