Fiat comenzó a producir nuevos motores turbo para los autos que lanzará próximamente en la Argentina

Estarán en los futuros Argo, Cronos y Strada, así como en el futuro SUV compacto.

Empezó en Brasil la producción de los nuevos motores turbo que equiparán los futuros autos de Fiat y Jeep en la Argentina. Ayer se inauguró la línea de montaje en Betim con la presencia de Carlos Tavares, el CEO de Stellantis a nivel internacional.

Stellantis es el nuevo grupo automotriz. “Nuevo” porque se consolidó este año (en enero empezó a cotizar en las bolsas de París y Milán, y hoy en la de Nueva York) y “grupo automotriz” porque es la fusión de los consorcios PSA y FCA, que a su vez estaban formados por varios fabricantes: Peugeot, Citroën, DS, Opel y Vauxhall (PSA); y Fiat, Lancia, Abarth, Alfa Romeo, Maserati, Chrysler, Ram, Jeep y Dodge (FCA).

La producción de los nuevos motores pudo haberse llevado a cabo en la Argentina. Sin embargo, en 2019 el polo productivo de Brasil le ganó la pulseada al de Ferreyra, Córdoba (allí produce autos Fiat), y se llevó una inversión de 400 millones de reales, el equivalente a alrededor de 70 millones de dólares.

Cómo son los nuevos motores turbo
En Betim, Stellantis fabricará dos nuevas motorizaciones de la familia Firefly, también llamada GSE (por Global Small Engine): un 1.0 de tres cilindros y un 1.3 de cuatro. El que se empezó a fabricar en las últimas horas es el 1.3, mientras que el 1.0 lo hará en el segundo semestre.

El 1.0 litros de tres cilindros tiene una potencia de 120 CV y un torque máximo de 190 Nm. El 1.3 litros de cuatro cilindros tiene 180 CV y 270 Nm.

Ambos motores tienen inyección directa con una presión de combustible de 200 bar, colector de escape integrado en la culata y cuatro válvulas por cilindro, con control de apertura y cierre variable (es la segunda generación de la tecnología MultiAir).

Según la compañía, estos motores acortan la fase de calentamiento, reducen la fricción en el cigüeñal y ahorran combustible. El bloque motor y la culata están hechos de aluminio, por lo que también es más liviano que los actuales: pesa 91 kg el de tres cilindros y 110 kg el de cuatro.

Si bien no es oficial, los nuevos impulsores turbo de Stellantis tienen chances de utilizarse en los Alfa Romeo Giulia y Giulietta, los Jeep Cheroke y Renegade, y los Fiat 500, Panda, Strada, Argo y Cronos que se venden en la Argentina. También se utilizarán en la gama del SUV compacto que Fiat lanzará a la venta este año.

TN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.