Una histórica empresa de motos comienza a fabricar en Argentina

La emblemática firma india Royal Enfield cerró un acuerdo de cooperación tecnológica con el grupo local Simpa. La compañía argentina destinará $700 millones para producir en su planta de Campana.

Las ventas de motos en el mercado local se desploman mes a mes y en el acumulado del año las concesionarias anotan una caída de casi el 34 por ciento. Es más: hasta el reciente lanzamiento por parte del Gobierno de las líneas de crédito para la compra de este tipo de vehículos, los empresarios del sector calculaban que en este fatídico 2020 sólo arañarían las 280.000 unidades.

A pesar de ese panorama de incertidumbre, la empresa originaria de Gran Bretaña, Royal Enfield (hoy en manos de capitales indios), siguió adelante con su plan original y plasmó su decisión de comenzar a producir en Argentina por primera vez en sus 119 años de historia. “Este proyecto comenzó a gestarse hace un año. En algún momento, nos cuestionamos si era conveniente lanzarlo en este momento, en plena pandemia. Finalmente nos decidimos a hacerlo porque entendimos que ahora hay una gran oportunidad para este tipo de vehículos”, explica Martín Shwartz, Director de Operaciones de Simpa, la compañía nacional que, a través de un acuerdo de cooperación tecnológica, fabricará los modelos de Royal en su complejo industrial de Campana.

En una primera etapa producirán tres tipos de motocicletas (Himalayan, Interceptor 650 y Continental GT 650) y proyectan incorporar otros tres a lo largo de los próximos seis meses. La iniciativa implicará una inversión de $700 millones, que estará a cargo de Simpa, e incluirá la generación de 100 puestos de trabajo en el transcurso de los próximos 18 meses. “Es la primera vez que Royal Enfield fabrica fuera de su casa matriz en India. Lo hacen porque le explicamos los grandes beneficios que les traerá en cuantos a costos y qué competitivos serán sus productos en el mercado local”, indica el ejecutivo.

El Presidente, Kicillof y Kulfas en el lanzamiento de la producción de las nuevas motos

El argumento que esgrime Shwartz es que las partes que ingresan al país no pagan derechos de importación como sí lo hace el producto terminado. En principio, los modelos de mediana cilindrada -entre 150 y 700 centímetros cúbicos- que ensamblarán en Campana tendrán un 10% de partes nacionales, sobre todo, cableados, estructuras metálicas y filtros. Esas motos valdrán en el mercado entre USD5.000 y USD7.700, entre un 6% y 20% menos de lo que saldría si el mismo vehículo fuera importado. El 90% restante de la moto se arma con las piezas que vienen directamente de la fábrica que Royal Enfield tiene en Chennai, India. La expectativa de la empresa local es producir 3.000 unidades anuales.

El ejecutivo celebró la línea de crédito que lanzó el Gobierno para la compra de motos aunque aclaró que su empresa ya tiene un acuerdo con el banco BBVA para financiar el 50% del valor del vehículo en 12 cuotas sin interés.

El grupo Simpa fabrica desde hace siete años para diferentes marcas de motos y monopatines eléctricos. En la actualidad, producen también seis líneas de motocicletas KTM. Además, es representante de marcas como Piaggio y Vespa. El grupo también tiene un pie en el mercado brasileño, con un depósito de 12.000 metros cuadrados en Brasil.

Por Gustavo Grimaldi
BAE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.